Los dolores de cabeza, las jaquecas e incluso las migrañas son frecuentes en épocas de estrés, el insomnio o el ayuno prolongado. Pero también son habituales en los meses de verano, debido a los cambios de temperatura, horarios y hábitos, sobre todo en el caso de las personas más sensibles a padecer esta molestia.

La dieta puede ser una gran aliada a la hora de combatir los dolores de cabeza pues, según explica la dietista-nutricionista Cynthia Rodríguez, de Menudiet, algunos alimentos contienen sustancias como la tiramina (sustancia que actúa como vaso-activo en el organismo), la teobromina (alcaloide de la familia de la cafeína) o la feniletilamina (puede causar vasoconstricción), que pueden contribuir a incrementar estas molestias, por lo que evitarlos o reducir su consumo puede ser aconsejable en los casos de hipersensibilidad. Estos son algunos de los más conocidos:

Alimentos que pueden favorecer los dolores de cabeza

  • Cerveza, vino tinto, rosado y blanco, cava y en general, las bebidas alcohólicas.
  • Queso curado.
  • Caviar, sucedáneos y algunos pescados como arenque, sardina, caballa o anchoa.
  • Pescados en escabeche, marinados y en conserva.
  • Chocolate.
  • Exceso de café, té, mate y bebidas de cola.
  • Plátanos, higos secos y aguacates (sobre todo maduros). *
  • Habas y nueces.*
  • Hígado, patés, embutidos o cualquier tipo de carne o pescado desecada o ahumada.
  • Col fermentada o chucrut.

Además de estos alimentos, es importante citar otros que pueden causar dolor de cabeza debido a los productos químicos que se les añade de forma artificial. Es el caso de los nitratos y los nitritos, que son conservantes que suelen estar presentes en algunos embutidos (chorizo, salchichón…) o carne procesada como salchichas. También puede afectar el glutamato monosódico, habitual en la comida china y en los productos industriales como las cremas y las sopas deshidratadas o las pizzas.

El aspartamo, edulcorante químico, que se usa en zumos industriales, bollería, gominolas, caramelos, productos de confitería o galletas es otro de los añadidos artificiales cuyo abuso puede causar dolor de cabeza.

Antes de actuar, analiza, apunta y decide

Estos son, en líneas generales, los alimentos que pueden afectar a las personas que padecen habitualmente estas molestias. Sin embargo, la nutricionista insiste en que antes de eliminar o reducir algún alimento de la dieta, es importante observarse y analizar los efectos que tiene sobre nuestro cuerpo para detectar si realmente estos alimentos nos provocan una reacción negativa, pues si no existe un efecto negativo, es importante que no suprimamos de la dieta alimentos como las nueces, las habas o los aguacates. Para comprobar la sensibilidad a cada alimento, la experta aconseja que siempre que sintamos dolor de cabeza, hagamos memoria y apuntemos todos los alimentos que se han ingerido unas 2 o 3 horas antes, pues esto ayudará a detectar si alguno de ellos nos afecta especialmente.

Cómo evitar los dolores de cabeza

Llevar una dieta equilibrada, hidratarse correctamente (con un mínimo de dos litros diarios de líquidos) y practicar ejercicios moderado para evitar las tensiones son algunas de las pautas que aconsejan los expertos para alejar los dolores de cabeza.

La regularidad en los horarios de comida también puede influir. Así, las cinco comidas repartidas a lo largo del día lograrán que no pases más de tres horas sin comer, lo que ayudará a que mantengas estables los niveles de glucosa en sangre.

En cuanto a los alimentos aliados, recuerda incluir en tu dieta aquellos que contengan vitamina B2 y magnesio. Un estudio realizado por el departamento de neurología de la Universidad Humboldt de Berlín comprobó que los pacientes que tomaban 400 mg/día de esta vitamina reducían la frecuencia de sus dolores de cabeza. Son ricos en B2 la carne y los cereales integrales.

(*) Si no existe un efecto negativo comprobado por un médico, no suprimas de la dieta alimentos como las nueces, las habas o los aguacates.

¿Por qué estoy siempre tan cansada?

Así es el síndrome de la mujer agotada.

¿Y si tu cansancio se debe a un problema de salud?





Link a la fuente